¿Por qué Mi “Septiembre Rojo”?

Mi Septiembre Rojo nace como una idea desde las aulas de secundaria, posiblemente tenía unos 15 años cuando un joven escritor ecuatoriano, Giovanny Cadena Trujillo, recuerdo cruzó el umbral de la puerta y puso en manifiesto su talento en los poemas, después de declamar un par de obras de su misma autoría, quizá con el afán de trabajar puso a consideración algunos volúmenes de su trabajo, me hubiera encantado adquirirlos, sin embargo y después de quedar maravillado con su obra, nunca imaginé que la vida o quizás el destino llevaría a aquel joven escritor a convertirse posteriormente en mi maestro de “Lengua y Literatura” entre el 2013-2014. Recuerdo sus clases, perfilaban siempre a la construcción de una juventud lectora y culta, su cátedra siempre fue excelente y despertó en más de uno el hábito de la buena lectura; así poco a poco se convirtió en uno de mis maestros preferidos, aunque en lo personal mi vocación tendía a las ciencias naturales y exactas fue él quien despertó mi interés por la escritura.

Este sitio web nace con el fin de rendir homenaje a ese joven escritor, que plantó en mi el afán de escribir, investigar, contrastar y unir esa vocación, hasta cierto punto amateur con mi otra pasión, la química y la biología, con un amor algo dificil de describir pero  muy presente en lo que busco compartir con ustedes mis queridos lectores, y así es como en el 2017 después de haber migrado de diversas plataformas es que nace bajo el soporte de WordPress este sitio de divulgación científica.

Su nombre representa al Ecuador, dado que surge de la inspiración del relato  “Septiembre Rojo” obra del escritor ecuatoriano Valentín Amores; obra que descubrí gracias al Lic. Giovanny Cadena a quien expreso mi profunda gratitud do quiera que se encuentre, seguramente inspirando muchas mas mentes desde las aulas. El relato menciona aspectos como la educación, el amor, y la amistad así como el valor de la lealtad. Adopté su nombre porque plasma en toda su magnitud el impulso que me motivó a escribir y que espero se mantenga  hasta el final de mis días, esperando sea siempre una critica constructivista en contra de la hegemonía de los grandes poderes fácticos que se esconden tras los libros y los pupitres escolares, las mafias e incluso la mugre de los gobiernos que pretenden siempre coartar el derecho irrenunciable a la educación, declaro por tanto a este medio como independiente enemigo acérrimo de las ideas partidistas y hasta prepotentes de los múltiples grupos que pretenden aplastar a la educación y a la divulgación; considerando al conocimiento como un derecho al que todo ser humano debería poseer libre acceso.

Dejo aquí la historia que marcó mi vida de forma positiva para la construcción de una mejor sociedad, esperando que como a mí, sirva para fomentar la voz protestante de los jóvenes y adultos lectores que como yo anhelamos un mejor mundo y vean en este su sitio web un espacio en el que puedes criticar compartir y difundir todo aquello que  conoces, investigas o haces entorno a la ciencia.

Resultado de imagen para universidad central del ecuador

SEPTIEMBRE ROJO

Valentin Amores

Ecuador

Todos los Derechos Reservados.

     Al dar los resultados que proclamaban como nuevo presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador, los dos amigos se abrazaron y juntos se felicitaron en esa noche de septiembre en la que ya sin estudiantes la universidad desolada, se presentaba como misteriosa y sombría, solamente algunos partidarios de los candidatos permanecían a las afueras del local donde se realizó el escrutinio de los votos.

-¡Felicidades Shashenko!, compañero Presidente, a trabajar por los estudiantes.

-¡Ganamos camarada!, gracias mi amigo… camarada Pablo, gracias.

-Sí hasta la victoria siempre Shashenko, ¡Patria nueva y socialismo!

     El abrazo con fuerza revolucionaria sellaba la amistad a muerte que los dos jóvenes se tenían, se escucharon las consignas del grupo de estudiantes ganador que permanecía junto a Shashenko, los oponentes bajaron las gradas sigilosos y cabizbajos, como sin querer hacer notar su retirada. Se elevaron las banderas rojas, los vivas, las victorias y unos cinco disiparon desde atrás del local, extraviados desde algún rincón que ocultaban las sombras de la noche, la oscuridad fue cómplice de todo y de repente empezaba una fiesta y había que celebrar.

      Era una etapa políticamente difícil, existía mucha represión, abusos de parte de la policía, muertes violentas de algunos dirigentes populares, encarcelaciones, torturas, investigaciones no justificadas; pero habian muchos motivos para luchar, la pobreza, la opresión, la corrupción del gobierno de derecha y antipopular que llegó al poder con un presunto fraude electoral que no se pudo demostrar, el hambre y las ansias por liberarse.

  La universidad era un hervidero de ideas revolucionarias, el germen revolucionario había pasado de los talleres, de las fábricas, de los mismos obreros hacia la universidad que cada vez era más roja.

      Shashenko era el alias con el que conocían a Alex dentro del partido comunista en el que militaba desde hace ya cuatro años, apenas salió del colegio para seguir su carrera de sociología. Poseía una presencia tranquila, era delgado con los ojos café atardecer, cejas pobladas, mirada de pantera y un desbordante buen humor. Se llevaba bien con todos, desde los empleados, profesores autoridades, estudiantes y hasta con vendedores o betuneros que solían realizar sus tareas cerca de la universidad, era un dirigente nato siempre bien preparado, su simpatía le ayudaba a ganarse el aprecio de los estudiantes, especialmente de las compañeras mujeres. Sus discursos empezaban tranquilos como la brisa que acaricia para ir h¡ganando fuerza como una tormenta que se desataba sobre las conciencias y ya cuando los estudiantes caían en ese estado de convencimiento, les entregaba el mensaje final y siempre terminaba con consignas revolucionarias que eran coreadas por todos y se llenaban con su oratoria desbordada de emoción, de fuerza, y se convertían en revolucionarios en un instante, sentían al escucharle que entraban a sus cuerpos una ráfaga de vida.

   Desde hace tres años que conocía a Pablo , estudiante de la facultad de arquitectura, llevaba el cabello largo hasta los hombros y siempre vestía de jeans,un estudiante que tenía  mucho apego con la gente, era fiestero por excelencia, tocaba la guitarra muy bien y siempre era tomado en cuenta para las parrandas, mantenía una buena posición económica nunca le faltaba el dinero, qué según él se debían a que su padre todos los días le entregaba una parte de las ganancias del negocio de venta de repuestos automotrices. Ambos se hicieron muy amigos y fue Alex quien lo educó políticamente y le ayudó a iniciarse en el partido, siempre participaban en bullas  (protestas) estudiantiles, en protestas populares, en los mítines, en las reuniones y Pablo siempre era muy decidido al momento de combatir a los policías. En esa época el partido le designó como tarea a Pablo hacer la seguridad del compañero presidente, a donde él fuera, Pablo iría con él, hasta dejarlo en el bus o llevarlo a su casa. Pablo llevaba un revolver Arminius calibre 22 alemán sujetado en la pretina de su pantalón, siempre camuflado y cargado con 6 balas por si acaso en algún momento la cosa se pusiera  violenta.

      Shashenko era un dirigente de izquierda revolucionaria, había esperado durante mucho tiempo, estaba lleno de fuerza, carisma y razón en sus palabras, era muy diplomático, tenía encanto para llegar a las masas y predisponerse a la lucha y al trabajo. Pero la amistad entre ellos era más que eso, era una hermandad, Pablo llegaba a la casa de Alex, se llevaba  bien con su papá y hasta alguna vez tuvo un romance con una prima suya, era el amigo fiel, casi su hermano, era muy reservado para compartir sus cosas del corazón pero solamente a su amigo le contaba sus asuntos amorosos, que por cierto siempre eran muchos y no había nadie en quien confiara más para llevar algún recado urgente a otro camarada subversivo, pero aun no le era permitido a Pablo entrar en las reuniones del Comité Central del Partido, ahí era cuando Pablo tenía que esperarlo afuera.

Al terminarse una de aquellas reuniones clandestinas, caminaban por las calles empedradas de San Juan y se pusieron a charlar.

-¿La lucha se va a poner buena esta semana? preguntó Pablo.

-Sí, pero hay que estar con cuidado, la represión va a estar dura, los policías se nos van a ir con todo.

-Tranquilo que yo te cuido, Shashenko, ya sabes -y con su mano se tocaba la cintura acariciando la cacha fría del revólver.

-No, no es eso, pero la marcha del miércoles me preocupa y los trabajadores dicen que aún no hay fuerzas suficientes para llamar al paro nacional; como si el hambre de la gente espera, después de la subida de la gasolina también sube todo, tú lo sabes y no hay plata que alcance hay que organizar bien a la gente, todas las facultades tienen que salir, debemos llegar hasta el Palacio.

-De que llegamos, llegamos nosotros tenemos la gente y también la fuerza.

-Ese es mi Pablo, siempre optimista, bien camarada- con una palmadita que le ofreció sobre el hombro se miraron a los ojos por un instante.

     La mañana del miércoles se despertaba totalmente límpida, el cielo de Quito, era completamente azul, los estudiantes se iban agrupando a las afueras de la universidad, ya eran cientos, ya eran miles con sus pancartas, banderas, consignas y en primera fila se encontraba Shashenko, otros dirigentes, autoridades de la universidad, profesores, juntos de los brazos y sosteniendo una gran leyenda de tela roja con el nombre de la universidad, a las diez salió la gran marcha, a unas pocas cuadras ya estaban las fuerzas represivas, con sus carros antimotines, sus estruendosas motos, sus atroces caballos, la marcha era pacífica en teoría porque ya se entendía que el combate era inminente, avanzaron con las consignas con sus gritos elevándose hasta el cielo ¡Únete pueblo, únete a luchar, contra este gobierno antipopular!, ¡Abajo el gobierno hambreador! ¡abajo!, las banderas flameaban con el viento de septiembre, eran cientos eran miles todos decididos a luchar. La estrategia fue separarse en algunos grupos para poder llegar hasta el palacio de gobierno. Los estudiantes de medicina y enfermería saldrían desde el sector del Dorado; odontología, arquitectura y psicología avanzarían por la Av. América; derecho, filosofía y estudiantes de química como otras facultades se quedarían como fuerzas de choque; finalmente un grupo de dirigentes con un buen contingente de estudiantes de administración, finanzas, economía, avanzarían por la calle Manuel Larrea, hasta el centro de Quito.

Imagen relacionada

        Ya a unos cien metros frente a frente policías y estudiantes se detuvieron por un instante, surgió un espantoso silencio que duró unos segundos, no se escuchaba nada hasta que la paz se interrumpió de repente por el ¡boom! ¡boom!¡boom!los fogonazos de las humeantes bombas lacrimógenas que dejaban su estela de gases, hubo apenas tiempo para algunas consignas apuradas, los últimos gritos ahogados por la asfixia, el desorden, el corre, corre, la dispersión, la respuesta a piedrazos. La lucha empezaba.

    La estrategia planeada fue seguida al pie de la letra, avanzaron lo grupos pequeños  por las diferentes calles, en la universidad el combate era duro, las bombas molotov, explotaban por sobre los carros antimotines sin que logren detener su avance bestial, las piedras que volaban  incesantes, las bombas lacrimógenas , el avance, el retroceso, los detenidos, los heridos, la sangre rebelde esparcida sobre el asfalto.

       Pablo seguía junto a Shashenko y avanzaban hasta la Plaza Grande y desde los edificios, desde los balcones de las casas la gente apoyaba la marcha, se oían los aplausos, golpeaban las cacerolas, sacaban sus banderas tricolores, exclamaban duras palabras en apoyo, el pueblo había acogido el mensaje de la marcha de los estudiantes. Al llegar a la Plaza Grande en pocos segundos se fue llenando de estudiantes y de gente del pueblo que protestaban en sus puertas de la iglesia de la Catedral, rodeada de luchadores populares, en ese improvisado estrado Shashenko pronunciaba su discurso, agitando a la gente, dándole motivos para luchar, las personas lo escuchaban atentos, se repartían pasquines y periódicos revolucionarios, hasta que llegaron más policías a resguardar la plaza, descendieron de los camiones y retumbaron sus pesadas botas y volvieron los gases lacrimógenos y el caos. Tomándolo del brazo Pablo protegía a su amigo para ponerlo en buen resguardo y corrieron hasta perderse. En las calles seguía la lucha, la protesta, piedras por aquí y gases por allá, así toda a mañana y tarde, solo la noche pudo devolver la paz a la ciudad.

Imagen relacionada

La marcha alcanzó sus objetivos y había despertado la conciencia nacional, el pueblo los había apoyado. Al día siguiente la prensa elogiaba la lucha, nuevas voces se levantaron en contra del gobierno, la estabilidad del estado tambaleaba, los trabajadores anunciaron el paro nacional, el pueblo se unía, los tiranos no sabían qué hacer, la represión fue la respuesta inmediata, pero la universidad hizo lo propio y todos los días hubo manifestaciones, ni un momento de tranquilidad se le dio al gobierno.

Las reuniones secretas de los dirigentes populares se desarrollaban todos los días en diferentes lugares de la ciudad y con las máximas seguridades, la planificación del paro nacional que podía llegar a terminar con el gobierno iba tomando forma y fuerza.

Resultado de imagen para llovizna quito

Pablo junto a Shashenko caminaban apurados bajo una pequeña llovizna que caía tímidamente sobre la noche de Quito; Shashenko subió las solapas de su chompa, se arregló la bufanda, y con las manos en los bolsillos de su chaqueta bajaban por las calles vacías tenuemente alumbradas por las luces de los postes del barrio de San Juan.

-Ni un solo taxi Pablo, seguimos caminando-comentó en su voz baja Shashenko.

-Sí, bajemos hasta la principal, si quiera hasta la 10 de Agosto.

-El miércoles el paro, pasado mañana les tumbamos.

-Sí que se vayan – contestó Pablo y se sonrió.

-Pablo… todo este tiempo el partido a dicho que me cuides y lo has hecho bien, gracias hermano, contigo me siento protegido.

-No te preocupes aquí tengo la chispa que nos cuida de todo mal, mira me la cuidas un rato, voy a orinar en ese zaguán.

Entregó el arma a Shashenko y él la guardó en el bolsillo de la chompa, la sintió entre sus dedos y la reconoció fría como la muerte, la empuño en su mano. El zaguán era largo y oscuro, se podía seguir por ahí hasta la siguiente calle. Y la silueta de Pablo apenas se podía ver por las tinieblas.

-No te demores Pablo.

-Esto es rápido, sólo un instante.

Shashenko miraba las gotas de lluvia iluminarse por las luces de los postes, abajo la ciudad dormía, confundida entre una neblina débilmente azul , todo era paz, por la acera de enfrente  pasaban abrazados dos enamorados, -“el amor aún existe”-se dijo, por su vereda pasaba un viejo, cabizbajo lento en su caminar, fueron segundos, súbitamente la pareja se acercó casi corriendo y con armas en sus manos, Alex no pudo reaccionar.

-¡No te muevas hijo de puta!

-¡Quieto cabrón!-chilló la mujer.

     Y ya el viejo que venía por su lado se lo abalanzó y lo agarraba por la espalda, forcejearon, trató valientemente de defenderse, lo sometieron con brutales golpes, el arma que quiso sacar del bolsillo de la chompa cayó al piso, un patrullero viró la esquina rechinando las llantas sus luces rojas y azules iluminaron la escena, tres policías bajaron apresurados y él solo pudo gritar:

-¡Pablo, Pablo corre, corre!

Un golpe que recibió en la nunca lo desplomó al suelo mojado y Shashenko perdía el sentido.

     Se despertó sentado en una silla de metal maniatado con manos hacia atrás y también atado de los tobillos, sentía que su sangre como  finos hilos se le corrían por las sienes y pintaban sus pantalones de tonos granas, una lámpara colgaba del techo brindándole una tímida luz, las paredes oscurecidas, no se veía más, la claridad solo lo alumbraba a él y a la mesa que tenía al frente. “Me cogieron” pensó, ojalá Pablo haya escapado para que avise a los camaradas, es mi única esperanza, sin él estoy perdido. Sé abrió una puerta de metal que crujió en el fondo y se escucharon unas botas pesadas acercarse, entró un policía, era un hombre maduro, de piel arrugada, llevaba un bigote douglas y un arma en la mano.

-Te jodiste guambrito-poniéndole la pistola en la sien ensangrentada habló-aquí solo vienen los que se mueren, pero para que veas que soy humano le voy  a dar una oportunidad, me dices todos los nombres de los del Comité Central de tu partido y vives, tú decides.

     Shashenko permanecía en silencio, miraba al hombre con desprecio, con ira, pero sentía miedo por su vida. “Por estos cabrones estaba así el país, estos esbirros defensores de los tiranos”-pensaba en silencio.

-¡Habla guambrito!, – ordenó el policía- o te tengo que decir Alex Daniel Carbajal García, alias en el Partido Comunista como Shashenko; sabes que se te cogió con un arma, no te das cuenta que estas fregado. Que estás jodido.

-¡Habla maldito comunista! – y le lanzó un golpe certero con el arma que le llegó a la boca rompiéndole los dientes.

-¡Habla chucha! si quieres vivir…

     Sintió sus labios abrirse por el golpe y tragó su sangre caliente y sus dientes se hicieron migas en su boca.

-Mátame si quieres que yo no te digo nada, nosotros los revolucionarios somos leales ¡mátame! ¡mátame!….-logró balbucear el detenido.

-¿Lealtad?, me río de tus pendejadas, ¿lealtad? – Se abrió nuevamente la puerta y alguien entró y permanecía sosegado en las tinieblas.

-¿Lealtad quieres saber que es la lealtad comunista de mierda?

     Quien entró, cruzó de la oscuridad para iluminarse con la débil luz de la lámpara, era Pablo. Al verlo Shashenko se sintió morir, su amigo, su camarada, lo había entregado a la policía, no se trataba más que un agente infiltrado en el partido.

-¡Maldito agente hijo de puta! –  gritó con todo su desprecio Shashenko.

     Poniendo la arminius calibre 22 sobre la mesa golpeándola con dureza sobre el metal y acercando su cara hacia Shashenko, Pablo inquirió:

-¡Habla Shashenko!… indicanos los nombres de los miembros del Comité Central del Partido ¡Habla! porque aquí si estás perdido.

Alzó su mirada de pantera hacia Pablo y mirándole a los ojos, sosteniendo apenas su dolor pudo decir:

-No estoy perdido Pablo, ya estoy muerto…

Como yo, espero que este relato, permita comprender las causas que me conllevan a  escribir y lo que significa este sitio web. Un abrazo a todos nuestros lectores y bienvenidos nuevamente a este su sitio, que la lucha contra toda injusticia sea SU SEPTIEMBRE ROJO por la educación, la libertad, la igualdad y la paz.

REVISTA ECUATORIANA DE DIVULGACIÓN ACADÉMICA

Naturzientziak's Blog

Blog para la Asesoría de Ciencias de la Naturaleza

Astronomía Divertida

Divulgación, historia y noticias sobre astronomía.

Santiago Vanessa

¡Bienvenidos a mi Blog! creado para el curso propedéutico de la UnADM.

Conociendo arácnidos venezolanos

Un pequeño portal para mostrar los atractivos aránidos de Venezuela

Traviesa travesía

Un lugar para mi traviesa travesía

Bioloblog I

Ensayos, opiniones,Trabajos

thecockpithub. Idoia Hormaza de Prada

CUADERNO DE BITÁCORA: ARTE, CIENCIA, TECNOLOGÍA

masonerialibertaria

Sitio destinado a la defensa y promoción de la democracia, la libertad, los Derechos Humanos y la mas amplia Tolerancia.

Biblioteca CRL Móstoles

Asómate a los libros

Centro Cultural de Valderredible

Acercando la cultura a las personas

BioBalears

Comunicando Ciencia con Pasión

Cultura en el olvido

Rescatar libros descatalogados o que no están digitalizados en la red.

lavidaesmasqueuncarnaval.wordpress.com/

La vida es más que un carnaval

Mi Huerto en Casa

"Cultiva tus propios vegetales en casa"

InGeododo

Geología, ingeniería geológica, geotecnia y cimentaciones especiales.

Átomos, Moléculas y Enlaces

Blog de divulgación de la química

A %d blogueros les gusta esto: