Todas las entradas por Isaac Freire

Graduado de la Facultad de Comunicación Social. Lic en Comunicación Organizacional. Bailarín / contemporáneo / folklor / Ballet Humanizarte Amante de viajes largos, escritor de poesía Finalista de la antología poética “Vuelos” organizada bajo la dirección de Chakana Editorial, con el apoyo del poeta Enver Alvarez.

Mujer: reivindicación e historia

El punto de partida para la conmemoración de este día se dio el 19 de Marzo de 1911 en Europa y desde ahí se ha extendido a varios países del globo que de acuerdo a sus tradiciones e historia se le asignado un día especial para su celebración. Más allá del mero acto simbólico, lo que se quiere es que cada día sea una lucha constante por la igualdad de derechos y oportunidades y visibilización sobre todo; sabemos que desde el origen del Mundo a través del relato católico se le ha dado un papel secundario a la mujer, como acompañante, guardiana o protectora; pero no como dadora o líder.

Lo que se ha intentado siempre es la lucha de clases, pero desde hace muy pocos años lo que se intenta es la lucha de género e igualdad. Durante la revolución Francesa la mujer asumió su papel protagónico y se preguntaba sobre su condición y situación social, es está quizá la primera huella de una lucha que ahora continua. El mayor ejemplo de igualdad es el sufragio femenino que se conquistó de a poco.

Es ya en 1910 en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas reunidas en Copenhague cuando se declara al 8 de Marzo como el Día internacional de la Mujer. El acto más representativo y de mayor influencia que dejó huellas sobre las condiciones laborales de las mujeres en especial fue el incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York.

Más allá de los derechos que se nos otorgan como seres humanos en igualdad de condiciones es vital la importancia de no dejar de lado el papel de la Mujer en la historia, y no la figura de un papel secundario; sino vital, de trascendencia. Muchos nombres, espacios, inventos, historias y causas, fueron olvidadas en la Historia por el hecho de que sus descubridoras fueron mujeres en una época en la cual ellas peleaban por unas condiciones más justas.

Y es que “el hombre” siempre se ha sentido en una condición de superioridad, una idea básicamente errada. El hecho de creer en un “Dios” como representación de un “hombre” ya nos da un lenguaje y una expresión de superioridad y eso se replica a lo largo de la Historia. Desde hace pocos años se viene luchando por un contexto más incluyente y una manera de pensar totalmente distinta. Desde la concepción del lenguaje como “hombre” o “mujer” desde ese momento ya se nos imponen normas y figuras para representar.

No debemos olvidar que la lucha de las mujeres es fuerte, pero no depende solo de ellas, sino de todos en conjunto, esta lucha se hace desde los pequeños espacios (desde la casa) y es vital enseñar y educar a los niños y niñas con una forma distinta de pensar, pero sobre todo actuar de manera integral y en igualdad de condiciones. La sociedad ya ha establecido varios de sus parámetros de actuación (aún falta mucho) pero el acto más importante y definitivo es el cambio a la hora de ser y de estar.

La cuestión después de este vaivén ya no será el eterno combate y discusión del rol de hombres y mujeres, sino el mantenimiento de las condiciones que se llegaron a establecer luego de la tan anhelada conquista del espacio y del desarrollo de condiciones. Les invitamos pues a una reflexión profunda y no de moda. Les invitamos a cambiar desde casa, a pensar diferente; así ya no tendremos que preocuparnos por las “futuras luchas” de las mujeres o los hombres; sino que esas condiciones ya nos serán dadas desde el momento de la concepción.

Para conmemorar este día les dejamos un pequeño escrito sobre la importancia y el desarrollo de la mujer en nuestra sociedad, pero no solo de ella; sino de los pequeños cambios diarios de todos. Te invitamos a leerlo

Mujer: reivindicación e historia

“Porque no es una lucha fría, ni sola
es un grito empalmado entre las raíces;
de la tierra es su nombre y coraje
para reclamar lo que tantas veces se ha perdido.

Porque la historia continúa y el paraíso se amenaza;
las flores al borde del precipicio son el ejemplo
y de las tiernas ramas de un cerezo en la tarde
son el andar constante de un verbo y salida.

Porque su voz es aguda y está a contracorriente.
No hay lirios ni maleza por donde sus pasos ya pasaron.
Hay constantes incendios de una vida en rebeldía
y hay hogueras inmensas que brotan de sus ojos”

… continúa.

 

 

Macondo. Los cien años de soledad

Hablar de García Márquez  (el Gabo) es hablar de toda Hispanoamérica, una analogía de las historias de la calle, de la casa, del gobierno, de la naturaleza, de nosotros mismos. Macondo se verá reflejada en cada ciudad de América Latina. Su “don de contar historias” lo hace un autor atrayente y mágico al igual que su obra. Tintes poéticos y una escritura tan deliciosa que no puedes dejar de leer, eres un nieto en busca de otra historia narrada por su abuelo cuándo lees al Gabo.

Su obra Cien Años de Soledad es considerada el libro Nº 1 en la lista de los 100 mejores libros de todos los tiempos publicada por el Club de libros de Noruega y ha sido a traducida a más de 35 idiomas. Además fue catalogada como una de las obras más importantes de la lengua castellana durante el IV Congreso Internacional de la Lengua Española celebrado en Cartagena de Indias en marzo de 2007.

Y es que es de esperar que el Gabriel García Márquez obtenga el premio nobel el 6 de Diciembre de 1982 por su mayor obra y la que le dio impulso “Cien años de soledad”. No dejemos de lado obras tan importantes como “El coronel no tiene quién le escriba”; “Crónica de una muerte anunciada” o “La hojarasca” obras que demuestran su habilidad para narrar, contar y describir situaciones de la vida cotidiana que nos atrapan y nos devuelven a la vida.

Su nombre y sus historias están inevitablemente relacionadas al realismo mágico, movimiento literario surgido en los años 60 debido en gran parte y al impulso de su obra “Cien años de soledad” novela publicada en 1967 y que en una semana vendió 8000 ejemplares, pasó a vender medio millón de copias en tres años y ganó seis premios internacionales, pero no es por las cantidad de ventas o de premios; sino su magnífica capacidad de relatar que  vuelven al lector preso y sin sentencia de ejecución.

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río…”

Así empieza la extraordinaria historia de Macondo. Anímate a leerla

Una bomba atómica en el corazón de la literatura

Quizá “Rayuela” sea la obra más importante de Cortázar, no solo por su gran forma de ir y venir entre mil historias que parecen no tener fin; sino que es un libro que va en contra de toda forma, cambió la manera de producir y crear literatura, incluso modificó el lenguaje.

Fue escrita en París, vio la luz el 28 de junio de 1963.

Cuando hablamos de Cortázar, hablamos de fuerza, de ternura contenida, hasta que lees las primeras letras de cualquier poema, de una simple gota de agua crea ilusiones que bien podrían ser trasladadas a lo cotidiano.

Cortázar escribe de lo efímero,

de lo verdadero,

de lo que se busca sin querer y de lo que se espera sin anunciar.

No solo hablamos de poesía, novelas o relatos o sonetos. Hablar de este autor es sumergirse en lo profundo y salir vivo.

Hay una frase tan famosa que implica toda la fuerza del autor para un amor que está ahí y que estuvo y con el tiempo se mantendrá. Quizá sea lo maravilloso de su escrito, viajar con sentido entre el presente, pasado y un futuro.

“Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos.”

Les dejamos una selección de poemas y la historia de una de sus mayores obras: Rayuela

Cortázar, 35 años de su muerte, poesía

Rayuela: Lo magnifico de escribir

 

Si te gustó esta entrada, puedes seguirme

Un espacio poético . llorarllover

Twitter: @poesia_al_alba