Materiales de Laboratorio. (PARTE XII): triángulos de arcilla, reverbero eléctrico, mechero de Bunsen, soplete de boca y cuchara de deflagración.

Alejandro Alfredo Aguirre Flores

Universidad Central del Ecuador

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

En esta duodécima entrega de Materiales y Aparatos para Laboratorio, habiendo compartido no menos de 50 materiales y equipos de laboratorio en nuestras entregas anteriores, ponemos a disposición de nuestros lectores nuestra Categoría: MATERIALES Y APARATOS DE LABORATORIO, los invitamos a continuar descubriendo el uso correcto de todos y cada uno de los materiales básicos que componen esta colección básica de instrumental de laboratorio. En esta entrega  nos dedicaremos a comprender el uso de los triángulos de arcilla, reverbero eléctrico, mechero de Bunsen, soplete de boca y cuchara de deflagración, mismos que estructuran de manera integral el armado de diversos equipos de operaciones unitarias del laboratorio de química, gracias infinitas por leernos, BIENVENIDOS.

Triángulo de Arcilla

Los triángulos de arcilla forman parte del juego de implementos de soporte, especialmente para calentamiento de cápsulas de porcelana a fuego directo (entre otros). En efecto, están diseñados para soportar temperaturas elevadas, está conformado por un triángulo de alambre de hierro o níquel, sus lados suelen estar recubiertos por cilindros huecos de arcilla y sus vértices se prolongan fungiendo de soporte del conjunto, estas extensiones sirven de anclaje al trípode de hierro.

Triángulo de Arcilla

Reverbero eléctrico

Este aparato es muy utilizado para el calentamiento, de forma especial, el de líquidos. Por lo general, están provistos de un graduador de temperatura y el más común en laboratorio son los de un solo plato.

Mechero de Bunsen

Está conformado por una fuente de energía calorífica que utiliza combustible gaseoso (GLP). Posee un tubo vertical llamado chimenea o cañón enroscado por abajo por sobre su pedestal, éste último tiene un diseño que incluye una prolongación por la cual ingresa el gas y por la zona inferior se ubica la rosca que tiene por función la regulación del combustible, el paso del gas a la chimenea y por ende su cierre, es un aro metálico que también regula la entrada de aire a través de las ventanillas o virolas a fin de generar la mezcla gaseosa dentro de la chimenea (GLP + AIRE (O2)). Una vez encendida la mezcla en la boquilla superior, se produce una llamarada amarilla con producción de hollín, es decir, no es una combustión completa, para regular este caso se procede a abrir las escotillas o ventanillas hasta obtener una llama limpia de color azul con gran poder calorífico, combustión completa, esta llama se consigue con la entrada adecuada de oxígeno del aire por succión a través de las ventanillas.

A la boca se le suelen adaptar piezas especiales: el cabezote o estabilizador de llama, la mariposa para obtener llama azul extendida o la corona para conseguir un círculo de llamas, estos implementos suelen ser comunes en áreas de trabajo de microbiología y laboratorios clínicos. Se presentan mecheros fundamentados en el modelo de Bunsen:

Mechero Teclu:

Graduado para la entrada y salida de gas mediante un disco giratorio a rosca y colocado por encima de la entrada del gas.

Mechero Tirril (Meker)

Este tipo de mechero regula la salida de gas por una válvula colocada en la parte extrema inferior, similar a una corona permitiendo obtener una llama muy potente o intensa en términos de calorías.

Estos mecheros se basan en el principio de Bunsen.

Soplete de boca

Este aparato es empleado para avivar la combustión, dirige por intermedio una corriente de aire sobre una llama. Se constituye básicamente por un tubo de acodado de latón, una de sus extremidades terminan en punta, puede ser de platino y la otra punta con una trompetilla que se lleva a la boca. Inyectando sobre la llama ordinaria de gas o de bujía, una corriente de aire lo más contínua que se pueda se logra obtener como resultado una llama reductora, si la punta del soplete se aplica junto a la llama por fuera, o una llama oxidante si el soplete entra dentro de la llama.

Se lo emplea en el trabajo del vidrio y también es usado en ensayos sobre carbón. El aire ha de inyectarse por el tubo central de los dos concéntricos que forman el soplete. Si envés de aire se inyecta directamente oxígeno, la llama alcanza una potencia extraordinaria: en ella se funden muy fácilmente el hierro y el platino, en corto tiempo se calcina hasta el mármol.

Cuchara de deflagración

Es de hierro y sirve para provocar combustiones en el interior de matraces, su forma especial permite este cometido. Se la conoce como cuchara de combustión y está formada por una semiesfera hueca, de diámetro pequeño, soldada a una varilla de espesor determinado.

REFERENCIA:
Ing. Carrillo Alfonso A. (1990). Materiales y aparatos para laboratorio de química. Gráficas Mediavilla Hnos. Quito-Ecuador

quimica

Si te ha gustado esta publicación o a su vez te ha sido de utilidad: califícalo en las estrellitas, no te olvides dejarnos tus comentarios, compartir y seguirnos en redes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s